Castrillo de Valdelomar

 

Vivienda rural

Apartamentos rurales

Actividades y excursiones

El entorno

Tarifas

Como llegar

   

ERMITAS RUPESTRES

El fenómeno de las ermitas rupestres en Cantabria se extiende a otros lugares de la cordillera Cantábrica, desde Galicia hasta La Rioja. Sin embargo, es en nuestra provincia y en las zonas próximas de Palencia y Burgos, donde alcanza una mayor riqueza.


Este tipo de arquitectura, excavada en piedra arenisca wealdense (conformada en la era terciaria), fácil de labrar con herramientas sencillas, constituye un conjunto peculiar dentro del arte de repoblación. Se localiza en la zona sur de la región, sobretodo en la comarca de Valderredible y se extiende por la zona norte de las provincias limítrofes.

La construcción de ermitas es un hecho que se relaciona directamente con la repoblación de estas comarcas, una vez iniciada la Reconquista por parte del reino asturiano. En estas zonas fronterizas con los musulmanes, en las que se producen todavía, en los siglos IX y X, invasiones o razzias, se van a asentar gentes emigradas del sur, de al-Andalus, “los mozárabes”, cristianos descendientes de la población hispanovisigoda, a los que se atribuye la realización de estas ermitas.

Es probable que todas ellas fueran realizadas entre los siglos VIII y X, en función de estos dos factores: la vida eremítica de los monjes cristianos y las ermitas de los primeros repobladores castellanos.


La mayor parte de estas ermitas carecen de elementos formales y motivos decorativos que permitan precisar su datación, ya que las fuentes documentales son inexistentes. Tampoco han dado resultados positivos, en este sentido, los trabajos de excavación que se han realizado en las más representativas. Por ello, es difícil establecer su origen y la etapa en la que tuvieron mayor auge.

Por otra parte, su catálogo sigue ampliándose, y ello permite establecer nuevas comparaciones; de manera que, en la actualidad, se puede fijar una cronología relativa entre los siglos VIII al X, desde la caída del reino visigodo, con la invasión musulmana, hasta la consolidación del reino asturleonés y el condado de Castilla; época en la que se desarrolla la repoblación foramontana.

Su ubicación siempre responde a parajes y entornos naturales de alta calidad ecológica, mucho más hace diez siglos. Vallejos y faldas de montes apartados, apacibles y donde existe o existió una corriente de agua (río, fuente o manantial)... Sus constructores querían pasar inadvertidos, aprovechando el mimetismo de las obras con el paisaje, para así poder practicar su culto sin peligro a los ataques musulmanes.

La constitución morfológica de las cavidades parece indicar que la obra humana haya buscado una adecuación al espacio litúrgico, a través de la orientación este-oeste y la separación clara entre el ábside y la nave. Sin embargo, otros elementos, como la forma de pilares y arcos, apenas se han tenido en cuenta más que en el plano funcional; si bien en algunos casos se observa la voluntad de hacer arcos de herradura, frente a los de medio punto y rebajados, que serían los más naturales.

La pertinaz ausencia decorativa podría relacionarse con el temor a las razzias y por la utilización de objetos muebles, que no se han conservado. Junto a las que se definen como santuarios o eremitorios rupestres, existen lauras y habitáculos rupestres de diferentes formas y tamaños, más o menos perfeccionados en su diseño arquitectónico, que acompañan al entorno eremítico. Todas las que fueron usadas como ermita o santuario tienen adosadas o próximas a ellas, una necrópolis, de tumbas antropomorfas, también excavadas. En los sepulcros se aprecia una preocupación de carácter arquitectónico, existiendo un interés por hacer agradable todo el conjunto rupestre.

 

ERMITA DE SANTA MARÍA DE VALVERDE

Comenzamos la ruta en la Ermita más cercana a Castrillo, situada en nuestro vecino pueblo de Santa María de Valverde. Ligeramente apartada de la carretera, para llegar a ella hay que subir escasos metros por un camino enlosado. Llama la atención la gran espadaña sobre el peñasco en que se haya excavada. La ermita, como el resto de las rupestres es de los siglos VIII - X, pero la espadaña es posterior, del siglo XII.

Comenzada en la Alta Edad Media fue ampliándose hasta el Renacimiento. Hoy aparece con dos naves, la mayor de doble anchura. La separación se hace por pilares cuadrados, copiándose al excavar la forma de las bóvedas de la época en que se hace cada reforma. En su interior se encuentra una de las escasísimas tallas existentes de la Virgen Lactante. En el interior, de 18x10 metros, continúan celebrándose misas. En el exterior, hay un cementerio medieval.

 

ERMITA DE SAN MIGUEL DE CAMPO DE EBRO

Siguiendo la carretera que lleva hacia Polientes, atravesamos Lastrilla y Berzosilla (pertenecientes a Palencia), para llegar a Campo de Ebro. La iglesia rupestre está situada inmediatamente detrás de una iglesia posterior, La iglesia de San Millán (que posee una de las mejores pilas bautismales románicas del valle), abierta en un montículo de roca y con una sola puerta.

Es pequeña, consistiendo en una simple capilla de una sola nave y ábside de planta de herradura. Un banquillo tallado en la roca la recorre en todo su perímetro. En el centro de la nave hubo una gran pilastra prismática. El ábside está un poco más alto que la nave, por lo que hay un escalón que salva la diferencia de altura.

Como curiosidad podemos resaltar que ha sido utilizada muchos años como escuela.

 

ERMITA DE SANTA MARÍA DE CADALSO

Continuamos en dirección a Polientes hasta llegar a la localidad de Cadalso. La iglesia está excavada en una roca arenisca al borde izquierdo de la misma carretera. Es la ermita más pequeña, con una sola nave y totalmente restaurada.

Tiene ábside rectangular siendo, arco triunfal de medio punto y espadaña en un lateral. Talladas en la misma roca hay varias sepulturas. En Cadalso también hay una torre medieval.

 

IGLESIA DE ARROYUELOS

Siguiendo la carretera hay un desvío que lleva a la derecha a San Martín de Elines y a la izquierda a Arroyuelos. Una vez en Arroyuelos, sale una carretera a la izquierda (está señalizado) que lleva hasta la misma puerta de la iglesia rupestre. Está cerrada con verja, hay que pedir la llave en la primera casa del pueblo si queremos verla. Es la iglesia rupestre más monumental de Cantabria y ha sido declarada Bien de Interés Cultural. Una enorme pilastra prismática separa dos naves, la primera es mucho más ancha y concluye en un ábside de planta de herradura y cubierto con bóveda de horno. Lo mismo que en Campo de Ebro, un banco tallado recorre todo el perímetro interior. Tiene dos plantas unidas por una escalera también excavada y con un gran pilar de la roca original en el centro de la iglesia donde apoya una cúpula a más de cuatro metros de altura. También al exterior hay sepulcros tallados en la roca.

 

PRESILLAS DE BRICIA O IGLESIA DE SAN MIGUEL (BURGOS)

Siguiendo la carretera que pasa por Santa María de Hito (dejando el desvío de Arroyuelos a un lado), llegamos a Bricia (perteneciente a Burgos). Para llegar a la ermita hay que caminar hacia el este unos 5 minutos.

En una roca elevada, casi aislada, a modo de castillo, se ha tallado en la blanda arenisca todo un habitáculo religioso de grandes proporciones. Tiene tres naves, cada una concluida en un ábside con su altar también tallado en la roca.

La separación se hace por ese tipo de pilastras ya descritas que voltean arcos de medio punto un tanto peraltados al modo asturiano. Por escaleras junto al ábside se sube a un segundo piso, donde se obtuvieron cerámicas de los siglos VIII-X. La belleza, por otra parte, del lugar, hace indispensable la visita a la iglesia rupestre, obra cumbre de la Repoblación.

 

HABITÁCULOS RUPESTRES DE VALDERREDIBLE:

En Villaescusa de Ebro, en el sitio conocido por El Tobazo, hay tres habitáculos rupestres, siendo seguramente uno de ellos una capilla de planta cuadrada. Lo mismo sucede en San Martín de Valdelomar donde, en Peña Castrejón, se repiten estos cubículos artificiales y en Quintanilla de Rucandio en la peña de Las Covachas.

 

LAS NECRÓPOLIS MÁS REPRESENTATIVAS DE VALDERREDIBLE:

Junto a estas iglesias o en sus proximidades ya vimos que es muy corriente encontrar cementerios con tumbas excavadas en la roca que, sin duda, guardaban con ellas relación. Podemos señalar algunas necrópolis de este carácter realmente dignas de visitarse. Destaca la de Castrillo de Valdelomar, en donde en las proximidades de la iglesia románica, aparecen numerosas tumbas excavadas, siendo abundantes las de niños de muy poca edad. Otro conjunto interesante hallamos en la peña de San Pantaleón, en Puente del Valle, en donde, aparte de numerosas tumbas rupestres, existen otros cubículos excavados en la base de la roca.

También en Rebollar de Ebro, junto a la ermita de Santa María, hay una necrópolis rupestre y habitáculo excavado en la base de la peña. Necrópolis de lajas se han puesto al descubierto en las excavaciones de Santa María de Hito, y es corriente hallarlas en las proximidades de las iglesias románicas.

Como Otra Obra Rupestre, cabe citar una fuente, también excavada, en el pueblo de La Serna.

 

Información y Reservas:

Elpidio Alvarez

Teléfono: 942 745806

Inma Fernández 

Teléfono: 626 826 839

39250-CASTRILLO DE VALDELOMAR

(Cantabria)